Ha llegado septiembre y con él el nuevo curso, la vuelta a los horarios, atrás han quedado los chapuzones en la piscina, los paseos nocturnos con helados incluidos y los granizados en el chiringuito de la playa. Llega septiembre y cuesta adaptarse al horario y al nuevo curso.

Es necesario estar atento a estos primeros días de cole, muchos niños se sienten inseguros y nerviosos, recordemos que volver al Colegio no solo supone cambiar la rutina del sueño sino que implica dejar de estar en el espacio familiar (en el caso de los más pequeños) e involucrarse en actividades escolares y relaciones sociales del Colegio. Preguntas como “¿Quién será mi próximo profesor?”, “¿Podré sentarme con mis amigos?”… pueden crear ansiedad en los primeros cursos de Educación Primaria o si es su primer curso en un Centro nuevo.

Nuestra actitud ante esta situación será clave para superar esta etapa transmitiéndoles seguridad y confianza para que se sientan arropados y comprendidos.

– Comencemos por ir acostumbrándoles a los nuevos hábitos de una forma paulatina, la hora de ir a la cama relajada y tranquilamente para descansar e ir adquiriendo el horario de sueño necesario. Madrugar no es fácil para nadie, deberemos ser comprensivos y tener paciencia estos primeros días si les cuesta.

– Prepara con ellos el material escolar, implícales en la elección de sus utensilios escolares: lápices, rotuladores, cuadernos…, que nos ayuden forrar los libros nuevos, ir a comprar la mochila nueva… Todo esto, es una manera divertida de ilusionarse con el nuevo curso.

– Escúchalos, empatiza con sus emociones, escucha sus inquietudes y acepta sus quejas, sin negar, pero proponiendo una visión positiva. Asegúrate de que se den cuenta de que les entiendes, cuéntales que en el Colegio les esperan experiencias y momentos divertidos. Es importantísimo ser optimistas y transmitir al niño tranquilidad. Muchas veces los padres estamos más preocupados que los niños ante las novedades.

– Comenta con ellos los buenos momentos del curso pasado, las actividades que realizaron, alguna anécdota graciosa… destaca sus capacidades y habilidades, recuérdales todo lo que ya saben hacer y podrán hacer también en el Colegio. Mostrando así una actitud de confianza hacia sus nuevos logros este curso.

– Para que se sientan motivados, es importante hablar con ellos de los retos que les gustaría conseguir este año: apuntarse a una nueva actividad, terminar los deberes antes…Es muy importante apoyarlos y mostrar nuestra confianza en que lo conseguirán.

Hazle ver los cambios positivos de la nueva etapa y tu ilusión por implicarte con él en todo lo nuevo que le espera: excursiones, fiestas, encuentros deportivos… no solo las actividades académicas.

Celebremos la vuelta al cole, mostremos una actitud de alegría ante los nuevos cambios, nuestros hijos aprenden más con nuestro ejemplo que con nuestras palabras, enseñémosles a cerrar una etapa, las vacaciones, y a abrir otra: el nuevo curso con nuevos retos que afrontar, con los amigos que van a reencontrar y todo lo nuevo que hay por descubrir.

¡Celebremos lo que está por llegar!