Visita al Palacio de la Bolsa

El pasado 19 de abril los alumnos/as de Economía de 1º de Bachillerato y yo, fuimos a visitar el Palacio de la Bolsa. Está ubicado en la Plaza de la Lealtad, muy cerca de Neptuno.

Previamente, en el Instituto de estudios bursátiles, nos dieron una pequeña charla sobre los tipos de economía existente y el funcionamiento de la Bolsa, si bien, probablemente no nos tocó un monitor que consiguiera despertar demasiadas motivaciones para seguir estudiando economía, lo cierto es que me gustó mucho la prudencia que intentó inculcar al alumnado, recordó en varias ocasiones que en Bolsa igual que se puede ganar, también se puede perder y mucho. A mi juicio un comentario muy apropiado pues en muchas ocasiones, es necesario frenar la avidez de dinero fácil que es en lo primero que piensan algunos alumnos/as al escuchar la palabra Bolsa o inversión. La charla no estuvo exenta de algún comentario gracioso, se les preguntó a los alumnos/as qué tipos de economía conocían, yo como profesora esperaba respuestas como real o financiera y para mi sorpresa, la primera respuesta espontánea que salió fue sumergida, en fin, supongo que son consecuencias de a lo que estamos acostumbrando (lamentablemente) a escuchar en cada telediario….

Finalmente nos dirigimos al Palacio de la Bolsa. Observamos el parquet o salón de contrataciones en el que se aprecia la pantalla tantas veces vista en televisión en la que cambian los valores continuamente. En el ratito que pudimos estar dentro había más color verde que rojo, lo cual siempre es una buena señal que indica que se producen mejorías con respecto a las cotizaciones del día anterior.

Además se nos mostraron otras salas y se nos explicaron algunos detalles y elementos arquitectónicos del palacio. En sus 3.288 metros cuadrados, destacan cuatro relieves que representan el comercio, la industria, la agricultura y la navegación.

Si bien es cierto que hoy por hoy, la utilización del Palacio de la Bolsa es más simbólico que real ya que la actividad bursátil se realiza desde otro edificio menos emblemático ubicado en Las Rozas de Madrid, los alumnos/as me transmitieron que les gustó la visita y eso a fin de cuentas, es lo más importante.

Ana Mª. Gil Campo

(Prof. Economía)