ROBÓTICA Y EDUCACIÓN

La palabra robot tiene su origen en la palabra eslava “robota”, que se refiere al trabajo realizado de manera forzada. Se popularizó a raíz del éxito de la obra de teatro R.U.R (“Robots Universales Rossum”), escrita por Karel Capek en 1920. La empresa R.U.R ofrece al mundo androides como mano de obra barata. A petición de la esposa del dueño, el artífice de los robots les confiere alma, haciéndolos capaces de tomar decisiones y de comportarse como personas. Entonces, los androides declaran la guerra a la humanidad… ¿Ciencia ficción?

Cuando se habla de robot pensamos en complejas máquinas de apariencia humana  y evocamos las películas de ciencia ficción en las que aparecen todo tipo de robots: robots “buenos” que ayudan a los protagonistas, robots “malos” que quieren destruir a los buenos, robots que colaboran con el ser humano en sus tareas cotidianas,… Nos imaginamos a C-3PO (Star Wars) hablando más de seis millones de formas de comunicación, a Robocop en la comisaría  de Detroit,  a T-1000 (Terminator 2) lo último en máquinas asesinas, a Robby la estrella cibernética de Planeta prohibido, a Wall-E el último robot-basurero que queda en la Tierra tras la huida de la humanidad, etc.

De una forma coloquial podemos decir que un robot es un elemento electromecánico programable diseñado para realizar de forma autónoma una o más tareas específicas.

La realidad es que en nuestra vida cotidiana estamos rodeados de robots que, sin ninguna apariencia humana, nos facilitan muchas tareas, por ejemplo, la cafetera, equipos de cocina, aspiradores, cortacéspedes, etc. También tienen alta presencia en la industria realizando tareas rutinarias, complejas o peligrosas. En medicina, realizando complejas operaciones quirúrgicas que requieren una gran precisión o en la atención de personas discapacitadas. En el ámbito militar llevando a cabo operaciones de salvamento.

La robótica es la rama de la tecnología que se dedica al diseño, construcción y puesta en marcha de los robots. La robótica combina multitud de disciplinas como la mecánica, la electrónica, la informática, la inteligencia artificial, la ingeniería de control o la física.

Con la robótica los alumnos:

  • Aprenden la programación informática necesaria para controlar un robot.
  • Aprenden a pensar de manera lógica y a desarrollar su pensamiento inductivo y deductivo. Empiezan a ver que los conocimientos aprendidos en matemáticas o física son de utilidad.
  • Se involucran en su propio proceso de aprendizaje.
  • Potencian sus habilidades de lectura, escritura, presentación y creatividad.
  • Se acostumbran al trabajo en equipo.
  • Aprenden a aprender al tiempo que se fomenta su espíritu emprendedor.

Aquí, en el Colegio Europeo Almazán, nos parece importante desarrollar el talento de nuestros alumnos mediante el planteamiento de problemas reales a los que tienen que dar solución  con el diseño y construcción de un robot, al que deben dar las órdenes  precisas  para que resuelva el  problema de manera autónoma.